Lo recuerdo como un día inolvidable, irrepetible, único, emocionante…
Desde el primer día que hablé con Laura sentí su cercanía y su amabilidad. Me quedo con los buenos momentos que hemos pasado en el atelier. No puedo parar de daros las gracias. Llevaba mi tesoro tan guardado durante meses hasta que llegó el gran día y tuve la suerte de compartir con las profesionales del taller todos esos momentos previos.
Aunque siempre me dijeron que tenía las ideas muy claras nunca antes imaginé cuál sería el resultado. En Laura Escribano Atelier consiguieron que ese día no perdiera mi esencia. Ese toque “Carol”.
Muchísimas gracias a Laura y Asun, que no dejó escapar ni el más mínimo detalle. El trato y atención recibidos insuperables tanto a mí como a mi madre.