Una profesional irrepetible.

Mi experiencia con el atelier y con Laura fue extraordinaria. En el atelier me probé tres vestidos y ya sabía que no quería probarme ninguno más. Supe que había encontrado el vestido, pero, sobre todo, supe que con ella iba a estar tranquila hasta el día de la boda. Casi no tuve que decirle lo que quería, me leyó maravillosamente y demostró una intuición que solo se ve en los que viven su trabajo con pasión. Desde la primera hasta la última prueba, fuimos descubriendo cómo dar forma a la idea de vestido que yo tenía en la cabeza y se mostró siempre abierta a los cambios, las opciones y locuras variadas que le planteé. No puedo recomendar con más efusividad este atelier. Nadie que apueste por él podrá equivocarse. Gracias, equipo. Os llevaré siempre en el corazón.