Trabajar con Laura es un acierto. Personaliza cada vestido y cuida cada detalle. Pone amor en lo que hace y eso se ve en el resultado.
La recomendaría una y mil veces. Llevar una de sus piezas te hace sentir única, que es la esencia de la boda, que sea un día único y las novias nos sintamos como tal.
Es muy profesional en su trabajo y además muy cercana, haciendo que todo fluya y sea más fácil.
Me volvería a casar para que realizara mi vestido, sin ninguna duda.