Ha sido un verdadero placer vivir esta experiencia con vosotras. Muchas gracias por crear para mí un vestido joya en uno de los días más especiales de mi vida. La atención y el cariño con el que me habéis tratado no tiene precio.
Si a alguien le sirve mi opinión personal sobre mi experiencia, contaros que fue revelador encontrar este atelier en los preparativos de mi boda. Simplemente porque supieron plasmar mi idea. Me escucharon sin imponer su criterio más bien aconsejándome desde su punto de vista profesional. Es una pasada encontrar a gente tan cercana, pero a la vez tan grande y que amen tanto su profesión.