BLOG

Laura

Sin categoría

29 mayo, 2021

Y llegó el día en el que me tocó ponerme en vuestra piel. Ser novia y sentir todo lo que sentís vosotras cuando acudís a mí. Después de 15 años juntos, decidimos dar el “Sí, quiero” en un entorno natural de la Sierra de Madrid, protagonista de nuestra historia.
Me hace muchísima ilusión desvelaros y desgranaros mi look de novia, un estilismo creado con mucha delicadeza y pasión.

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

Look de novia de Laura Escribano en 3 piezas únicas

1. Vestido base:

El diseño esté realizado a medida. La idea era trabajar desde una base muy sencilla, sin exceso de costuras, para hacer la silueta más longitudinal. El vestido está cortado en un crepé satén de seda en un tono ostra, de tirante ancho, con escote delantero cuadrado pero con forma corazón en el pecho y escote de espalda en V.

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

2. Sobrevestido:

Debo confesaros que en un principio no tenía esta idea de look. Tenía en mente algo totalmente diferente, una idea mucho más sobria, quería un vestido sin encajes y sin tejido antiguo. Pasé por momentos de pura indiferencia hacia mi vestido de novia hasta que en noviembre de 2020 llegó un paquete al atelier procedente de Canadá. Era un lote de tejido antiguo y vestidos de 1910. Lo abrí y entonces vi EL VESTIDO. Fue amor a primera vista, se me aceleró el corazón, sabía que era para mí, me lo probé en ese mismo momento y pensé: “me queda perfecto, es mi vestido”. Y me emocioné, sola frente al espejo, una tarde de noviembre.

Se trata de un vestido eduardiano original de 1910, completamente confeccionado en algodón. Una exquisita muselina de algodón en la que están aplicados los bordados, el encaje de Irlanda y los entredoses tipo valencienne. El vestido lo hemos preservado lo más auténtico posible readaptándolo a mi cuerpo y a mi estilo. Lo primero que hicimos fue un tratamiento de limpieza y restauración de tejido. El vestido original que llegó en aquel lote canadiense, por ser de la Belle Époque, tenía una silueta tipo sirena. La zona de la cintura tenía exceso de tejido que tuvimos que readaptar. Las mangas y la falda también se modificaron y cambiamos el cierre de espalda.

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

3. Kimono:

Es una cortina modernista de mi querida Bea de Las Pepitas de Barcelona. Esta cortina llevaba tiempo en el atelier pero nadie se atrevía con ella. Cuando pensaba en mi look de novia me apetecía un abrigo que me alargara creando un efecto más novia. El abrigo no lo veía claro, los diseños me resultaban demasiado minimalistas.

Tuve otro día estelar en el atelier, me quedé mirando a la cortina y lo vi clarísimo: me llevé la cortina al taller y modelaron todo el diseño sobre mi espalda, ¡un trabajazo impresionante! La cortina es un tipo de canutillo en hilo de algodón con flecos de seda. Tuvimos que sustituir todo el tul por gasa de seda en blanco roto para obtener este precioso kimono que le dio el toque final a mi look de novia.

Creedme si os digo que ponerme en la piel de mis novias durante todo este proceso ha sido una de las experiencias más mágicas y especiales que he vivido nunca.

[one_half padding=”0 10px 0 0″] [one_half_last padding=”0 0 0 10px”][/one_half_last]

Créditos:

Fotografía: Lou Vila
Maquillaje: Pula Guzmán
Zapatos: Lupe Ramos
Pendientes: Flor Rubaja
Prestaurante: El Corralón del Embalse

Deja una respuesta